Comienzo este articulo motivado por la lectura que realicé hace pocos días, de un documento emitido por New York Communitiy Health titulado ‘Sex and Coronavirus Disease 2019 (COVID -19)

Me llamó la atención durante la lectura de esta publicación, la referencia sobre algunas propuestas sexuales que este grupo científico neoyorquino estaba sugiriendo frente al confinamiento que nos impone la pandemia. Entre ellas leí la frase que decía: “Tu eres tu pareja sexual más segura” (You are your safest sex partner). La idea es estimular la práctica del autoerotismo y la masturbación como mecanismos alternativos al contacto físico que implican las relaciones sexuales. Teniendo como propósito mitigar la energía sexual para que no sea liberada a través del contacto interhumano.

Además, este artículo sugiere indirectamente también desarrollar mecanismos alternativos de estímulo y satisfacción sexual a través de la pornografía, los videos chat eróticos, y el sexting, entre otros.  Es decir, experimentar la sexualidad a larga distancia con el propósito de minimizar el riesgo de contagio.

Buscando algunas fuentes de material bibliográfico sobre el tema, pude descubrir que todavía no hay muchos estudios y comentarios sobre las consecuencias psicológicas y comportamentales del confinamiento en relación con la sexualidad y sobre todo cuáles son las nuevas tendencias sexuales de las personas durante este tiempo de aislamiento social. Aunque sí sabemos que la UN ha reportado, que en China y en otros países ha aumentado el número de casos de violencia familiar y divorcios como consecuencia del confinamiento. Sabemos también que el aislamiento puede generar cuadros de estrés, además de trastornos de ansiedad, angustia y depresión, entre otros,  que agravan las dificultades en los vínculos de una pareja y producen disfunciones sexuales.

En realidad, los artículos que pude revisar van por el camino antes mencionado. Es decir, sexo en solitario o a larga distancia buscando estímulos sexuales, satisfacción y orgasmo con formas alternativas virtuales.  

Todas estas sugerencias pueden dar una falsa impresión de ser razonables en medio de una pandemia. Sobre todo, si confinamos la sexualidad exclusivamente al derecho de elegir libremente su práctica. Teniendo únicamente como limites: la voluntad personal, la ausencia de daños hacia sí mismo y la evitación de daños potenciales o perjuicios a terceros. Bajo esta ideología todos tendrían el derecho de ostentar su erotismo en forma libre y consciente como cada uno le parezca. Muchos sostienen esta forma de pensamiento.

Sin embargo, desde nuestra perspectiva debemos hacer algunas precisiones relacionadas con el comportamiento sexual humano. Nos animamos a disentir porque la sexualidad no es una ciencia exacta. El estudio de la sexualidad humana y sus postulados no son como las matemáticas: una ciencia exacta. Los sentimientos, las actitudes y las conductas sexuales están regidos por un tinte ideológico que no podemos olvidar. Lo que para muchos puede ser adecuado, para otros no lo es.

Podemos tener una actitud crítica y reflexiva frente a esta avalancha de propuestas.

¿Cómo podemos responder, entonces, ante estas sugerencias que los expertos nos hacen? ¿El sexo virtual es una alternativa válida y beneficiosa para el ser humano? ¿Qué es lo correcto y lo incorrecto en asuntos de sexualidad? Para muchas personas, estas preguntas no tienen base para plantearlas. Sin embargo, todo depende de la ideología que cada uno tenga.

Lo que si vale es el esfuerzo intelectual y reflexivo que debemos tener ante esta realidad. Y recordar algunas evidencias que no podemos negar y que debemos tener en cuenta a la hora de decidir nuestra conducta sexual.

1. El comportamiento sexual humano lo debemos diferenciar del resto de los seres vivos. La sexualidad en los animales es instintiva y exclusivamente biológica. Los afectos no cuentan en la sexualidad de los animales. En el ser humano son los afectos los que dan sentido y dirección al sexo y es lo que enriquece la experiencia sexual. El contacto amoroso que rodea a una relación sexual produce no solo una satisfacción momentánea, sino que lo puede transformar en el mejor de los recuerdos, más allá de una experiencia biológica. Es el contacto afectivo con el otro/a lo que distingue y enaltece el sexo, trasladando la posibilidad de una experiencia inmadura y egoísta a transformarla en una relación humana afectiva, complementaria y enriquecedora.  

2. La práctica sexual se constituye en la mejor y más completa experiencia humana si es posible sentirla con el otro/a. Entonces, el autoerotismo y la masturbación es una forma también inmadura y egoísta de vivir la sexualidad. No podemos ponerlo al mismo nivel alternativo que la experiencia completa con otra persona. No podemos engañarnos ni engañar a otros. Es como comerse una fruta cuando aún está verde o inmadura. ¿podemos comer una fruta aun inmadura? Si porsupuesto que podemos, pero yo prefiero no hacerlo ni tampoco promoverlo para que otros lo hagan, dejando de experimentar lo mejor de la sexualidad humana.

3. La pornografía que se promueve en esta cuarentena va por el mismo camino. La pornografía es una forma inmadura y egoísta de satisfacción erótica. Es “pan para hoy y hambre para mañana”. Porque ante esta situación podemos terminar en esta cuarentena presos en la adicción. La pornografía puede arruinar la vida personal y conyugal. Según estudios revelados por Josh McDowell los datos estadísticos hacen referencia a que un alto porcentaje de divorcios en la actualidad tienen como base la pornografía.  La pornografía desnaturaliza la libido y sustituye la atracción natural y la experiencia real con otra persona, por la imagen pornográfica, desvirtuando totalmente el propósito de la sexualidad.

Por todos estos motivos todavía seguimos entendiendo que la sexualidad es una experiencia humana que requiere las mejores condiciones.  Liberémonos del mito de pensar que el sexo es indomable y no se puede controlar. Nada nos ha de pasar ni nada hemos de perder, si esperamos el mejor momento, con la mejor persona y con lo mejor de nosotros para poder experimentarlo. No nos conformemos con menos.

Recomendamos tener en cuenta estas reflexiones sobre sexualidad durante toda esta cuarentena.

1 Comment

  1. […] En Español. […]

Leave a Comment